Escritura Corporativa

Blog

15 Claves para escribir tu libro corporativo

15 Claves para escribir tu libro corporativo

El libro corporativo vitaliza a la empresa.

El libro corporativo vitaliza a la empresa.

Estás pensando en hacer un libro corporativo o biografía de empresa?  Los libros de empresa son una gran oportunidad para multiplicar la empatía que una marca ha conquistado durante su trayectoria.  Un libro corporativo permite transparentar con sus lectores una empresa por dentro,  a través del relato de sus hacedores. Todos estimamos a nuestras marcas y queremos saber de ellas, un buen libro es la mejor manera de comunicarlo. Aquí van algunas recomendaciones que te ayudarán a ponerlo en marcha:

1. Ten en claro lo que quieres dar a conocer. Si no sabes dónde vas no llegarás a buen puerto. Algunas empresas tienen interés en mostrar su capacidad de expansión, otras el legado de los mayores, otras las estrategias y capacidades para sobrevivir a las crisis, algunas quieren agregar valor antes de una fusión y otras sólo quieren agradecer. Todas pueden hacer su libro corporativo.

2. Define los conceptos clave del libro. ¿Que busca tu cliente, qué necesita que se conozca, cuál es su intención? A partir de allí decide qué de tu selección interesa al lector.

3. ¿ Quién podría leer tu libro y cuál sería tu aporte ? ¿Cuáles son los argumentos diferenciados para cada segmento? Los lectores quieren verse reflejados en algún aspecto para decidirse a continuar la lectura, qué recursos vas a utilizar?

4. Construye una estructura previa a la escritura. Este es el trabajo más largo, el más intenso. El tema que hayas elegido llevará al lector durante la lectura. ¿Qué aspecto de la biografía de la empresa puede conectar con este lector? Ayuda al lector a sentirse parte de la saga, dale argumentos para intervenir, tomar partido, identificarse, valorar tus puntos de vista. Ayuda al lector a estar de tu lado desde el principio al fin, recuerda que es un libro corporativo. En la literatura se puede odiar al personaje principal, y ese odio ser el motor de lectura, en la escritura corporativa los personajes cautivan desde el amor.

5. Define qué personas de la empresa serán tus “personajes”. Ser líder no significa ser un personaje interesante para un libro. Qué personajes encarnan el corazón de la empresa, cuáles son los innovadores, los que han resuelto mejor las crisis, los que representan los valores de la empresa y cuáles encarnan las situaciones ejemplares. Descubre quienes han sido los inspiradores de la empresa en cada período y sus influenciadores

6. Contextualiza el momento que describes. Dale un entorno, haz que las acciones de la empresa interactúen con el momento histórico, todas las empresas son hijas de su tiempo.

7. Acota tu relato, no puedes explicar “La Empresa”, sino que debes decidir qué parte de la empresa vas a mostrar. Qué momento, qué aspectos significativos, todo es imposible dar a conocer. Tolstoi decía “pinta tu aldea y serás universal”.

8. Haz una mirada 360, una mirada caleidoscópica, una empresa son miles de fragmentos que actúan en simultáneo, descúbrelos y resalta los relevantes.

9. Mira y mira. Observa la recepción y a las personas que te atienden, la sala de reuniones, la disposición de las salas, qué se exhibe en las paredes, (cuadros, diplomas, premios), mira la actitud de las personas colaboradoras, los directivos, los propietarios. Observa como circula la información. Mira y no juzgues. Habrá datos que no te revelarán, porque de tanto verlos les resultan obvios, pero tú sí debes descubrirlos para orientar tu cuestionario. Recuerda que debes plasmar en un libro el alma de una empresa y para detectar aquello “invisible a los ojos” primero hay que mirar.

imagenlibro110. La historia de la empresa. Tus clientes querrán que se conozca la evolución de la empresa, habrá que recuperar fotos y documentos que den cuenta de ella. Piensa qué de la historia aporta a la intencionalidad propuesta. No es necesario hacer una cronología de hechos que no interesan a nadie. Vive la historia y transmítela con emoción.

11. Consulta todo el material documental de la empresa en hemerotecas, cámaras y en internet. Cuanto más sepas, más lejos irás.

12. Define con claridad previamente a comenzar el trabajo qué libro físico vas a realizar. Será sólo tipográfico, tipográfico y diseño, llevará fotografías, ilustraciones… Es importante tener un presupuesto de imprenta aproximado y formas de distribución. Pero lo más importante es que visualices el proyecto total, el final de película antes de comenzar el trabajo. El cliente necesita saber de qué se habla cuando se dice libro, qué le aportará, en cuánto tiempo lo harás, como lo distribuirá y su valor.

13. Detalla el proceso de producción. Aunque la cocina importa muchos menos que el producto final, en el caso de un libro es importante que las personas involucradas conozcan etapas y tiempos porque necesitarás de su colaboración. Recuerda que hay entrevistas, revisión, correcciones, fotografías.

14. Las empresas, como las personas tienen mitos y creencias que se repiten de generación en generación y que hace falta verificar: “esto se hizo así desde el primer día!” es una de creencias que más se repiten. Seguro que se habla de una etapa pero estos son los riesgos de la transmisión oral de la cultura de empresa, por ello hay que estar alertas.

15. El tiempo de tus clientes es tan importante como el tuyo y su negocio no es hacer libros, por tanto trata de ser muy eficiente en las entrevistas, para que duren el menor tiempo posible, organiza las correcciones de modo que sólo haya dos lecturas. Da tiempo para las correcciones, recuerda que a ti te lo han dado. A veces son varias personas las que evalúan, trata de definirlo de antemano para que el proyecto cumpla los plazos prometidos.

Cuando realices tu libro de empresa vas a descubrir que hiciste un gran servicio. Las empresas longevas, las que tienen una historia para contar, atesoran un capital cultural importante que ellas mismas desconocen en totalidad; Cada generación hace su aporte y continúa con el legado y el mandato de continuidad. El libro corporativo les ayuda a armar el cuadro completo del adn de la empresa y reconocerse en ella, como parte de un trabajo y un saber colectivo intangible que comienza a adquirir visibilidad. El libro corporativo da forma a la memoria, permite la mirada objetiva y crea una nueva  constelación donde cada uno se ve reflejado en los otros, los que están ahora y los que estuvieron antes. El puzzle se arma, vuelven a sentirse partes de un todo.

Cómo surgen los nombres de empresas míticas españolas.

Los escritores corporativos damos vueltas en torno a la creación de los nombres de empresa. Buscamos atributos de marca, beneficios que puede brindar, aquellas imagenes que son valoradas por los públicos, y en especial, queremos que el nombre impacte, se recuerde, y se lo pronuncie millones de veces. Pero los fundadores de las empresas parecen mucho menos preocupados por estas cuestiones de especialistas y a veces sólo surge el nombre a partir de jugar con letras como es el caso de Zara. No pudieron poner el nombre Zorba, y tanto dar vueltas a la palabra encontraron
que Zara ya iba bien. Mari Luz Peinado ha investigado los orígenes de un grupo de marcas célebres de España y estos son los resultados:
Por: Mari Luz Peinado | 02 de octubre de 2014

Así surgieron los nombres de empresas míticas españolas

Son palabras que aparecen tan a menudo en conversaciones cotidianas que nadie se plantea si esconden algún significado detrás de la marca. Pero ciertos nombres de grandes empresas españolas esconden una historia curiosa detrás: del homenaje a las mascotas a declaraciones de amor.

Logos_520

Panrico

No, el nombre de la empresa no hace referencia, aunque lo parezca, a que el pan que venden esté rico. Se trata del acrónimo de Panificio Rivera Costafreda. Andrés Costafreda fundó Donut Corporation en 1962 y luego se asoció con la familia Rivera para crear Panrico.

Zara

Cuando Amancio Ortega acudió a registrar el nombre de su primera tienda, en 1975, descubrió que en A Coruña ya había otro comercio que se llamaba como él había elegido: Zorba. Así que se puso a jugar con las letras y así surgió Zara, el nombre que llevan más de 2.000 tiendas en todo el mundo.

Marco Aldany

A pesar de que tenga claras reminiscencias italianas, la marca de esta cadena de peluquerías se debe a la unión de los nombres de los tres hermanos fundadores, madrileños: Marcos, Alejandro y Daniel Fernández Luengo. “Pensábamos que si viene de fuera siempre va a sonar bien y lo italiano siempre se ha asociado al mundo de la moda”, explicaba Alejandro Fernández en esta entrevista.

Joma

Una apuesta habitual del naming: juntar las primeras sílabas de dos palabras. En este caso, Fructuoso López decidió usó el nombre de su hijo – José Manuel López – para poner nombre a su compañía, en 1965. Ahora, José Manuel es el director general de la empresa.

Camper

La marca mallorquina nació en 1975 pero su fundador, Lorenzo Fluxà, era hijo y nieto de zapateros, así que quiso darle a su empresa un toque tradicional. Camper es la palabra que se utiliza en mallorquín para decir campesino y el primer modelo de la marca fue el Camaleón, inspirado en el calzado que usaban los campesinos de la zona.

Ceac

Aunque ahora es posible hacer cursos a distancia de decorador e interiorista, domótica o enología, en 1946, cuando nació CEAC, solo ofrecía un curso para aparejadores y de ahí tomó su nombre: Centro de Estudios de Aparejadores por Correspondencia.

Dia

¿Te has preguntado alguna vez por qué el logo de estas tiendas no lleva tilde? Pues porque no tiene que ver con la compra diaria ni con este periodo de tiempo. Es el acrónimo de Distribuidora Internacional de Alimentación.

Alsa

El origen de esta empresa está en Asturias, concretamente en la localidad de Luarca. Es el acrónimo de Automóviles Luarca, S.A., una sociedad que se creó en 1923, heredera de La Ferrocarrilana, la primera compañía de diligencias que en el siglo XIX cubrió el trayecto Luarca-Oviedo en 15 horas.

Bimba y Lola

El nombre de esta marca de moda española ha llegado hasta a los tribunales. Bimba Bosé -que nada tiene que ver con la firma, aunque mucha gente lo piense- denunció a las fundadoras, María y Uxía Domínguez, porque ella tiene registrada la marca Bimba y consideraba que el público podía confundirse. Las hermanas propietarias de la cadena de tiendas de ropa, que son sobrinas de Adolfo Domínguez, argumentaron que Bimba y Lola eran los nombres de sus dos perros. De hecho, el logo de la marca es la silueta de un galgo. Finalmente, el Tribunal Supremo dio la razón a las demandadas el pasado verano y consideró que las dos marcas eran compatibles en el mercado al no ser competencia.

Eroski

El nombre de la cadena de supermercados es la unión de dos palabras del euskera: erosi (compar) y toki (lugar). Aproximadamente, la traducción sería lugar donde comprar.

Famosa

Fábricas Agrupadas de Muñecas de Onil, S.A. Onil es uno de los pueblos que forman parte del Valle del Juguete en Alicante (con Ibi y Castalla). En 1957, 25 fábricas se unieron para crear la empresa.

Chiruca

Esas botas duras y robustas que quizás compraste en Decathlon pensando que cumplirías uno de los propósitos de años nuevo y nunca usaste esconden una historia mucho menos ruda. Chiruca era el diminutivo cariñoso de la señora Mercedes, la esposa gallega de su creador, el ingeniero textil Lluís Fontfreda i Castanyer.

Kas

Los hermanos Knörr, descendientes de un alemán asentado en Vitoria, eran los propietarios de la fábrica de gaseosa El As. Allí se creó en los años 50 el refresco resultante de mezclar la gaseosa con el zumo de naranja, antes de que Fanta llegar a a España. Años después, decidieron añadirle la K del apellido familiar al nombre de la nueva bebida, formando KAS.

Hay marcas españolas que nacieron de una manera mucho más prosaica y donde los creadores se limitaron a ponerle su nombre o su apellido. Es el ejemplo de la cadena de tiendas de ropa Blanco, fundada por el cántabro Bernardo Blanco Solana. O de los restaurantes de sandwiches Rodilla, cuyo creador se llamaba Antonio Rodilla. La zapatillas Victoria deben su nombre a un acto de amor. Gregorio, su creador, quiso dedicárselas a su esposa. La pareja solo llevaba un año casada y vivían en un pueblo de La Rioja. Era 1915, hace casi un siglo.

El filólogo se queja de las palabras

 

y más palabras...

y más palabras…

El filólogo se queja de las palabras

Las espía,

les averigua su vida,

lugar de nacimiento

fecha

linaje

eclipses

regresos,

qué desean

cómo vinieron a dar aquí

dónde se esconden para no ver,

a qué hora sufren,

o si aún cantan.

Hace tanto se amigó con ellas.

Les reprocha, sí, que se vuelvan cortesanas,

que se alquilen,

que se deshonren,

pero sobre todo que cuando los dictadores

las usan, ellas les dejan impunes los labios.

 

Cadenas, Rafael  Ocho poemas inéditos. Venezuela

Acerca de la noción de espacio en social media

La frase del día:

 

bettyboop“Para qué quiero estar en Facebook si a nuestra tienda la conoce todo el mundo. Llevamos en el barrio cincuenta y nueve años”.

 

Un comerciante del barrio del Eixample a esta escritora corporativa. Textual.

(Cómo explicar que socialmedia amplifica los contenidos y nos ayuda a conquistar nuevos territorios más allá de los que ya tenemos conquistados)

Un buen titular puede más que cien ejércitos

Josep Cots y su nuevo socio Eric del Arco

Josep Cots y su nuevo socio Eric del Arco

Escritura corporativa en acción

Para todos aquellos que todavía se preguntan sobre el sentido de  Social Media y sus formas de crear colaboración el ejemplo de Librería Documenta es de tal elocuencia que hasta los devotos de las estrategias digitales estamos sorprendidos. Casi tanto como Josep Cots, el entrañable y experto librero de la calle Cardenal Casañas. Él, como tantos comerciantes del centro, y ante la rescisión de su contrato se vio en la encrucijada de ser o no ser,  porque ser librero como Cots es una razón existencial, que no sólo va de abrir y cerrar las cuatro paredes de una tienda. Pero vamos, cuando hay incertidumbre las ideas vienen solas.

Socialmedia, Crowfounding y un socio joven le abrieron las puertas del cielo: Josep vio que ya no tenía edad para iniciar un nuevo emprendimiento, pero tampoco para cerrar por decreto su surtidor de oxígeno y alegría diarios. -“A nosotros nos echan porque se acaba el contrato de alquiler y yo tengo 65 años. Ahí aparece el problema: Si cerrar o continuar. Como me encuentro bien y me gusta lo que hago a mí me gustaría continuar. Entonces busco un socio joven que me da futuro, ideas nuevas, y lo ato con el dinero”.

  • Primero  un anuncio en la revista Time Out on line que el buen periodista Josep Fons, ganador del premio literario Documenta del 2013 publicó bajo el titulazo: Librería con historia busca librero joven. Ahí queda bien claro el valor de un buen titular, de una escritura corporativa como Dios manda.
  • Segundo, el texto tuvo sus resultados, y entre doce aspirantes se presentó una mañana  Eric del Arco, un ingeniero de treinta y nueve años y buenas ideas, que ejerce la profesión, tiene niños y estudia humanidades para no morir de tedio.

(Pero, como el amor no se hace de besos sino de hechos, según dice la mujer de Josep, para integrar la sociedad tuvo que  dar una prueba de amor de cuarenta mil euros, porque convengamos, estos no son tiempos de estar a merced de veleidades  juveniles, del sí lo quiero y luego me voy y una sociedad es cosa seria).

  • Tercero, Eric propuso solicitar aportaciones de micromecenazgo en Verkami, una plataforma de crowdfunding, que consiste en financiación directa con la suma de aportaciones individuales. Y como una cosa lleva a la otra se pasó a una obtención de dinero fresco a través de una aportación clásica por cantidades más importantes a través de cuentas de participación a partir de 250 euros.

El resultado fue apabullante y según explica Josep: “-He hecho dos tipos de micromecenazgo, el del Verkami, para aportaciones de pocos euros con una compensación, como una camiseta, un punto de libro…  Pusimos un chiste ¡que si había dos aportaciones de quinientos euros, les dábamos una cena dentro de la librería! ¡Pues, ahora hay que organizar la cena! Eso fue idea de Eric. Cerraremos la tienda para cenar con los libros y los autores.  Aparte,  yo pensé que necesitábamos otra fuente más oficial, que no fuera tan pequeña, para aquellos que quisieran colaborar con más cantidad mediante un contrato de cuentas de participación, y han venido más de cien personas… Estoy aturdido. Si por  Verkami han sido trescientas personas, por aquí más de cien. Nos propusimos alcanzar  cuarenta y un mil euros, y llegamos a los cincuenta mil. Fue una reacción violenta, explosiva.  Y nos sentimos obligados, porque en medio de una crisis tan dura que la gente se desprenda de su dinero por afecto, compromete”.

La última etapa necesitó de un refuerzo de dinero. Pues, a través de Youtube  y su multiplicación en Facebook, Twitter y blog lanzaron una nueva convocatoria, esta vez dirigida a los distraídos, a los que están siempre ocupados, a los que llegan tarde, a los que pierden la moto, a los que despiertan tarde para que se decidieran a  colaborar en el proyecto “ Por una nueva Documenta”. Quien tuvo que escuchar, escuchó. Objetivo cumplido.

Imagen de previsualización de YouTube

Gentrificar es hacer desaparecer

Es casi paradojal que poco tiempo antes del vencimiento de su contrato la librería Documenta se haya llevado la estatuilla al Mejor Comercio Cultural de Proximidad. Pero así son estos tiempos de gentrificación, cuando las grandes tiendas van invadiendo con furia los espacios de los pequeños comerciantes de toda la vida, impedidos con márgenes de ganancia limitados para afrontar los altísimos contratos de renovación de alquiler. En este paisaje urbano pensado para el turismo – me pregunto a cuál- Librería Documenta es un pequeño gran oasis en medio de las furibundas arenas que van arrasando con la fisonomía de un barrio cada día más ajeno y menos humano. ¿A quién le importa una pequeña librería pequeña, humanística, literaria, independiente y cercana?

Documenta, una librería de la ciudad

Documenta, una librería de la ciudad

Pues, a juzgar por el éxito del librero, a su nuevo socio, a sus cuatrocientos fans virtuales y de cuerpo presente y por último a la Barcelona que queremos quienes la queremos.  La única explicación que cabe, fuera del valor en sí de la emblemática Documenta, es que mucha gente se siente afectada y motivada por la desaparición de la trama histórica que se disuelve a marcha forzada, que hay más de uno que no quiere ver cómo prosperan las grandes cadenas, hoteles de lujo y establecimientos sólo de cara al turismo, y esto ha sido el motor que les impulsó a dar un paso adelante para que Documenta no cierre sus puertas.

“-Cuando comencé con la idea, pensé: ¡Estamos locos! Y de repente… a través de social media y de nuestros Facebook y Twitter esto comenzó a moverse. La prensa se ocupó del tema, interesó. Hemos hecho un blog www.novadocumenta.org donde hemos puesto toda la información que ha ido apareciendo. Seguimos trabajando, esto es lo bonito ¡Y con todos los amigos que tengo!… Ayer vino un señor que no conozco de nada, me dijo que era del barrio y que tenía mucho interés en ver a la librería continuar, y me dejo quinientos euros. ¡He quedado pasmado!”

Tal vez el dinero viene de modos más simbólicos, que del mero intercambio de producto y recompensa monetaria, como de ofrecer cosas que entusiasman,  de acercar ideas que ilusionen a la gente, de explicar una historia que impulse a la acción. Se atrevieron, con las herramientas online y ahora, con el respaldo económico hay que ir a por el local. Seguramente será en el Eixample, porque Documenta no ha sido concebida como librería de barrio sino para el disfrute lector de Barcelona.

Economías sociales con o sin redes sociales

Lo curioso de toda la experiencia es que unos años antes de 1974, cuando nació Documenta y con medios no virtuales, Josep y su socio Ramón Planas, flamantes licenciados en filología francesa,  pidieron dinero a amigos, familia y conocidos para hacer una librería.-” ¿Cómo crees que hacemos los libreros para comenzar una librería? Sólo que lo hicimos de boca a oreja, no teníamos Facebook…”  Por los setenta la librería era un hecho social, una manera de oponerse a los tiempos oscuros, por tanto, conseguir gente que daba dinero era una manera de resistencia. Cuarenta años después parece que también. Que la histórica librería siga de pie y vaya hacia su renacimiento, con un librero veterano y uno joven es una barrera al atropello. Las nuevas formas urbanas no siempre se salen con la suya, ya vemos que no.

 

Nora Pojomovsky Forné

Escritora Corporativa

 

 

 

Lugares centenarios inspiran escrituras

08Con Josep Sucarrats, de la revista Cuina, compartimos oficio y nos une la escritura. No todas, porque cada uno en la suya, pero hay una que nos hace llegar a los mismos lugares, esos de muchas vidas, si centenarios mejor, esos que hacen imaginar, reconstruir, repoblar generaciones, tiempos históricos, que nos llevan a soñar con esa Barcelona de la cual se transmite de abuelos a nietos, o suele hacerlo aquella tía que se ha apoderado de todas los albumes de fotos, la memoriosa, la que guarda bajo siete llaves los recuerdos.
Cuando presento un libro se que cuento con Josep. El quizás por jóven, yo por extranjera, tenemos la manía de querer saber qué había antes. Y si ese descubrir viene a partir de algún sabor, algún aroma inspirador, y si es posible en una buena mesa con buenos seres, regada con buen dialogo ( y que el humor no falte, por favor)  ¡Mucho mejor!

101 anys d’orxata

El Tío Che és una orxateria amb molta història

L’escriptora Nora Pojomovsky, autora de diversos llibres sobre racons gormands centenaris, em va convidar a visitar la famosíssima orxateria El Tío Che del Poblenou. Ja fa temps que viu a Barcelona, però la Nora és argentina i, com cal esperar de la gent d’aquell país, és loquaç, eloqüent i convincent a la vegada. “Enlloc trobaràs tanta vida com a la cantonada del Tío Che”, m’assegurava. La Nora sempre em porta a locals amb històries singulars i carregades d’humanitat. La del Tío Che la va escriure en un opuscle entranyable i deliciós —titulat Che, prova!— quan, l’any passat, aquesta orxateria va celebrar el centenari. Quan hi vam anar, doncs, va ser com si hi celebréssim els 101 anys, que sempre és més original.

La Tere, somrient, com sempre

Al Tío Che va venir a rebre’ns la mestressa, la Tere Moreno. La Tere és un remolí: en poca estona va servir-nos orxates i gelats, mentre ens explicava les anècdotes del negoci, al qual ella va arribar després de casar-se amb l’Alfons Iborra, nét del Pere Joan i la Jerónima, els fundadors. Avui, la quarta generació —la Irene i la Natàlia, filles de l’Alfons i la Tere— ja hi treballa. Continuïtat assegurada.

La continuïtat del Tío Che respon a aquest compromís ancestral d’una família amb arrels alacantines, però també amb el respecte per l’elaboració tradicional de l’orxata i els altres productes que serveixen. D’orxata, n’elaboren tot l’any, perquè tenen espai per conservar les xufes. La Tere explica, incrèdula, com encara algun comercial despistat mira de vendre’ls preparats artificials per fer l’orxata. Tot el que fan ells surt de l’obrador propi i de Tío Che només n’hi ha un: vade retro les franquícies!

Atenció al granissat d’ordi!

La llista del que em va donar per tastar la Tere seria llarguíssima. Més enllà de la famosa orxata, va aconseguir sorprendre’m (agradablement) amb el granissat d’ordi, elaborat amb malta torrada, canyella i llimona. Vaja, un refresc natural que em va semblar boníssim i una alternativa ideal per als refrescos ensucrats que ens endossen sovint. També va triomfar la llet merengada: de fet, m’acompanyava una amiga valenciana que, amb la boca petita, va dir que li agradava molt, fins i tot més que la que li prepara sa mare. També vam tastar un granissat de llet amb llimona esplèndid i refrescant. I encara vam fer lloc per degustar tota una colla de gelats artesans que elaboren ells mateixos: la Nora (recordeu que és argentina) va recomanar insistentment el de dulce de leche: “està fet amb el millor dulce de leche que es ven al meu país”, va dir, sorpresa (no l’havia tastat mai fins llavors).

Aprofiteu ara, que són els últims dies de la festa major del Poblenou, i visiteu (o torneu a visitar) el Tío Che. Feu cua per demanar orxata, llet merengada, ‘flotaors‘ (una orxata amb una bola de gelat) o atreviu-vos amb el granissat d’ordi, la revelació. Estigueu-vos-hi una estona i amareu-vos de la vida que la Tere, l’Alfons i la seva família donen a aquest racó d’un barri que lluita per mantenir-se autèntic.

¿Des- virtualizar?

¿Quien dijo que las relaciones on line no son reales? La primera en decirlo es la RAE cuando define amarionaaragay_turquesa

lo virtual como aquello “Que tiene virtud para producir un efecto, aunque no lo produce de presente, frecuentemente en oposición a efectivo o real”.

Entonces, me pregunto si la  literatura, esa que nos cambió la vida, las imágenes de películas que nos acompañan como paradigmáticas metáforas, o alguna música que vuelve y vuelve recurrente a poner fondo a determinadas situaciones que nos conmueven ¿Son irreales? ¿ Y ese escritor que está en plena parición, en medio de la lidia para encontrar la palabra rotunda, la que más impacta, la que lo da todo de sí, no es tan real como lo es nuestro acto de lectura? Porque os puedo asegurar que cuando escribimos somos sólo eso. Escritura.  También leer es un modo de estar off y on al mismo tiempo, porque a ese acto de lectura se le suma el espacio físico, la coyuntura de vida, el mapa mental, nosotros mismos. Hay libros que recuerdo con frío intenso, aunque el espacio del relato era en el trópico,  depende dónde nos encontramos con ellos. Lo que cuenta es que nos encontremos con ellos, eso es des-virtualizar. (más…)

El social media bien entendido

Sinapsis neuronal

Sinapsis neuronal

Es difícil vencer la creencia que hace suponer a los usuarios de social media  que de verdad los están usando a su favor. La mancha de aceite con la frase “si no estás en las redes no existes” se hace cada vez más grande, pero la existencia no es de por sí condición suficiente si nuestra intención es ir más allá de la conversación. Porque en negocios los amores platónicos ayudan pero no tanto.

Monologar no es conversar, y los Me gusta son apenas el primer guiño que hacen bien feliz al ego pero la idea es dialogar y construir una relación, como siempre lo han hecho las marcas, solo que ahora la inspiración se construye entre todos.

En social media las marcas nos vinculan. Participamos de ellas, y ellas también se alimentan de nuestras historias y experiencias. Ese dialogo crea el mundo de la marca donde por cierto y desde siempre es marca porque alguien le cree, porque enamora, porque tiene fieles, seguidores y gente dispuesta  a hablar de ella y a defenderla si hiciera falta.

En los medios sociales digitales allí están las marcas, digo, las marcas y sus cocreadores. Las marcas y sus experienciadores. No hace falta que hables de productos, esto lo dejamos para la tienda, con sólo transmitir su propia esencia y su estilo de estar en el mundo, sus valores, su cultura, su historia, sus leyendas, sus mitos basta y sobra para alimentarla fantasía de quienes ya la quieren de antemano. Se trata de existir, no de vender. Se trata de sorprender. El día que lo logres, ni lo dudes, se producirá el hechizo. Si lo sabremos los escritores corporativos  Alguien querrá de ella algo más, desvirtualizarla, hacerla corpórea, sentir cómo respira, tenerla entre sus cosas, hacerla parte de su vida.

Este será el momento de la acción. Una acción que comienza en el dialogo, como principio organizador de la existencia, donde la interconexión es la moneda de cambio.  Así se puede producir la sincronicidad, una conexión no causal producto de la acción donde dos eventos coinciden y de ellos surge algo más que lo probable y esperado.  Sólo hay que estar alerta. Y mientras tanto sin voluntad, sino con esa voz que sale desde nuestra buena disposición , que no es otra cosa que la traducción de aquello que de verdad nos apasiona es cuando logramos la maravilla de pensar y sentir colectivamente. Y es entonces cuando aparecen los followers, los compartidos, los enlaces, los pines, los retweets, el engagement, que antes se llamaba el compromiso y finalmente, la compra.

 

Cita del viernes

“Los cuentos de hadas son exploraciones espirituales y por lo tanto, lo más parecido a la vida real puesto que revelan la vida humana vista o sentida desde el interior”
Lewis Carroll

12345678
Page 1 of 8