Escritura Corporativa

Archive for julio, 2009

Reflexión sabática

“¿Es el consumidor racional o irracional? Esta no es la pregunta correcta a hacer. El consumidor es un ser humano, influenciado por su experiencia pasada. Sus normas socioculturales, actitudes y hábitos, así­ como su pertenencia a grupos, todo ello influencia sus decisiones. í‰l es capaz de preferir atajos, seguir reglas empí­ricas y comportarse de manera rutinaria. Pero también es capaz de actuar inteligentemente. Cuando él siente que realmente importa, deliberará y elegirá con lo mejor de su habilidad”

George Katona

Al pan, pan ¡Y masa madre!

Del libro “Nueva cocina catalana, de la tradición a la innovación. Patrocinio Vichy Catalán. Editor Buffet & Ambigú”

Entrevista a Xavier Puigseslloses i Company

Nora Pojomovsky, Escritora corporativa

La masa madre es mi secreto

001De pequeño estuve a punto de morir tapado de harina. Apenas sabí­a andar, me caí­ patas arriba y quedé tirado en una tinaja muy grande, donde estaban los fermentos. Desde allí­ sigo peleando con la harina a ver quien gana.

Mi padre fue panadero. Yo soy panadero. Antes no existí­a la separación entre horario familiar y horario laboral. Igual comí­amos en el obrador que jugábamos al lado del horno. El panadero era como un pastor rodeado de sus ovejas. Era nuestra vida. Siempre estabas rodeado de masa y mientras esperábamos el leudado, comí­amos y mientras la masa fermentaba echábamos una siesta y si hací­a frí­o empezábamos más tarde. Todo giraba entorno de la masa. Los panaderos tení­amos cerdos detrás de la panaderí­a y las sobras de la panaderí­a iban para el corral. Se ganaba poquí­simo. No hay ahora un panadero con c… para aguantar la vida que llevaba mi padre con lo que él ganaba. Hacer el fuego, limpiar el horno, la carbonilla se pasaba por un cedazo para vender el carbón pequeño para barbacoa. Eso era pesadí­simo. (más…)

Tienes razón, Gerardo Diego

“Yo no soy responsable de que me atraigan simultáneamente el campo y la ciudad, la tradición y el futuro; de que me encante el arte nuevo y me extasí­e el antiguo; de que me vuelva loco la retórica hecha, y me torne más loco el capricho de volver a hacérmela -nueva- para mi uso personal e intransferible”

Gerardo Diego

¿Cómo elegir el editor del libro de tu empresa?

  1. Hacer un libro de empresa implica trabajar junto al editor en la recolección de datos por ello debes elegir una persona que sepa escucharte y con quien conectes espontáneamente.
  2. La escritura corporativa tiene como punto de partida el marketing, la estrategia de negocios, la comunicación. Su objetivo es alumbrar los hechos, los aprendizajes y los sueños de cada empresa. No es una obra literaria, sino el testimonio de los protagonistas del hacer de dos o varias generaciones. El escritor corporativo debe saber mirar lo que se ve y aquellos aspectos funcionales que están detrás de la apariencia. Esto se logra cuando hay una metodologí­a y una experiencia por detrás, como refiere el crí­tico Pevsner, “uno ve lo que sabe”.
  3. Los textos y el diseño son vitales porque ellos serán los canales para sellar el ví­nculo con los clientes. El libro corporativo es mucho más que el lucimiento de un buen escritor, la verdadera estrella es la empresa.
  4. El proyecto gráfico y la concepción estética deben interpretar fielmente el propósito del libro. Para ello, los recursos deben ser primero eficientes y elocuentes, luego bellos.
  5. La justificación del proyecto, previa a la realización del libro, exige conceptos claros y ciertos sobre los aspectos a desarrollar. Sobre ellos es importante estar de acuerdo antes de rodar. La concepción de imagen y texto, bastan un par de folios, te permitirá observar la pericia en vuelo de quien tenga la responsabilidad de pilotar el libro de tu empresa.
  6. Un cronograma de actividades y el detalle de cada paso te dará claridad sobre el proceso completo y te permitirá planificar con tiempo tu agenda, así­ como la de las personas que intervengan.
  7. Piensa que este libro no es para ti, sino para tus clientes. Por lo tanto, ponte en su lugar y piensa desde allí­.
  8. Recuerda que al hacer el libro de tu empresa sellas un pacto de proximidad con tus clientes, amigos y proveedores.