Escritura Corporativa

Archive for octubre, 2009

El Ingenio es la tienda de la felicidad.

El Ingenio, tienda centenariaEl Ingenio no se parece a ninguna tienda más que a sí­ misma. ¿O acaso es frecuente encontrarse con un cabezudo, a pocos metros de la puerta principal? A dos pasos, las letras gimnásticas de Joan Brossa dan fe que la tienda hace honor a su nombre. Y estos son apenas los primeros gestos de una magia que no acaba de descifrarse en el í­nfimo tiempo de una compra. En la estrechez de la calle Rauric, lleva 170 años produciendo objetos que encierran felicidad: Juegos y elementos de diversión de madera y metal antiguos, disfraces, cajas de música, ninots, malabares, máquinas de humo, singulares instrumentos musicales. Es una tienda de lo insólito, donde cada objeto remite a una fiesta, a una noche de teatro o una celebración.  Aunque de por si El Ingenio es un espectáculo en si mismo. (más…)

¿Los redactores tenemos la palabra?

Que en la publicidad la imagen ejerció una dictadura sobre el texto nadie lo pone en duda. Recuerdo que en los años 80 un compañero diseñador con quién compartí­amos la autorí­a de un diario para el Goethe Institut, eliminó sin consultarme el párrafo inicial del texto, porque según él “la mancha asfixiaba la página”, y la imagen pedí­a a gritos “más aire”. Para quien no lo sabe la mancha no era nada más ni nada menos mis cinco horas de trabajo peleando con las palabras para entregar al lector un texto más o menos decente.

Para una redactora vehemente, como me recuerdo en el pasado, eso resultaba una afrenta. Y aquella no ha sido la primera ni la última que debí­ resistir. Pero, ahora que ya he aceptado que para muchos diseñadores las palabras son un “tropezón” en la sopa, el bien amado mundo TIC nos reivindica. Como usuarios de la red, que somos, tenemos la palabra. Desde el manifiesto Cluetrain en adelante no quedan dudas que en las 2.0 sólo hay conversaciones. Y que yo sepa, occidente conversa con palabras. No es así­ en el caso de los japoneses, mi amiga Keiko me comentó varias veces que no hay peor regaño que el de una madre japonesa, porque reprende con los ojos. Sigamos:

El oficio de redactor vuelve a tener color. Y la escritura corporativa mucho más. Quien no sabe escribir la tiene mal en el mundo del bloguismo, en el maravilloso mundo de los 2.0 , y en el de 3.0 también. Finalmente los contenidos vuelven a tener su peso especí­fico, porque si se trata de intercambiar ideas, no podemos expresarlas con una imagen, aunque valga más que mil palabras. Para vincularnos en la red, para hacer relaciones duraderas en el tiempo, para hacer negocios, debemos exponernos. Y hasta donde se las palabras son las expresión del pensamiento.

Las plataformas virtuales nos han regalado un nuevo escenario, donde la cultura de la imagen, ha decidido compartir democráticamente con la cultura de las palabras. ¿Estaremos avanzando al territorio de la cultura del contenido?